jueves, 14 de mayo de 2015

Día 708.

Hoy has vuelto a mí.
(Como si alguna vez te hubieras ido)


Hay una maleta que guarda más recuerdos que cualquier tienda de souvenir. A medio metro de la vía, una pareja de enamorados se da el beso más sincero jamás visto en una estación de tren. Tres niños pelean por quién se lleva el regaliz más largo. Dos ancianos, sentados en un banco, miran al horizonte con la mirada perdida. Una madre acurruca a su bebé en los brazos, mientras camina de un lado al otro del andén, esperando a que se duerma. Apoyado en la pared, el joven de la camisa de flores lee una novela de Almudena Grandes y, disimuladamente, cruza miradas con la pelirroja del sombrero de paja. Una chica de dieciocho años escribe, apoda en un muro de la estación, todo lo que ve, en su libreta gris. Mordisquea nerviosa su PILOT negro. El tren con destino a Castellón lleva ya cuarenta minutos de retraso y quizá la vida espere, pero él no. Hace calor en Atocha y sus piernas, ligeramente bronceadas, comienzan a pegarse entre sí. La blusa de flores le da calor y se recoge su media melena en un moño. Aquel guitarrista que sentado en el suelo toca un bolero, parece él. Y entonces vuelve. Él parece él. Ella parece ella. Los dos parecen aquel nosotros que un día juraron para siempre. Y resulta que a veces las cosas sí son lo que parecen.

Paula Pastor
Fotografía: Paula Pastor

No hay comentarios:

Publicar un comentario